Porque el mundo es demasiado breve y te dediques a lo que te dediques siempre has de esforzarte al máximo y dar lo mejor de ti, ¿porque no hacerlo por algo que realmente te gusta? ; este fue el impulso que me llevó a la búsqueda de mi pasión. Años después, estrenaba mi cámara,una canon D600,  juntos hemos recorrido, visto y plasmado grandes y bellos lugares, de los que sientes que tienen algo mágico, y acaban robándote el corazón...

Captar esos momentos, compartir mi visión del mundo más allá, de lo tangible en ese momento justo, donde todos los elementos crean ese bello equilibrio, es lo que me motiva a seguir buscando la perfección...y convierten un trabajo en una vocación.